ADAPTARSE AL CAMBIO CLIMÁTICO

En medio de la crisis del COVID 19

“En estos momentos le agradecemos hacernos llegar estos insumos en la cuarentena y en esta situación tan difícil. Esto nos ayuda mucho y hace que la familia esté unida ahora, vamos a trabajar en la siembra de nuestras hortalizas y los cultivos, además de usar el tanque de agua que nos hacía mucha falta en esta sequía, estamos comprometidos con salir adelante”.
Luz Mary Ordoñez de la vereda Las Palmas, en Ayapel, Córdoba.

Luz Mary Ordoñez no sabía que esperar cuando se enteró por el noticiero de las medidas tomadas por el gobierno colombiano para afrontar la crisis del COVID19. La sensación de miedo que produce la incertidumbre de apoderó de ella. Ese miedo ya lo había vivido antes.

En 2010, su comunidad y los habitantes de la Mojana sufrieron los impactos de la crisis climática. Las lluvias inundaron más del 50% de la región, dejando sin hogar y sustento a más de 250 mil personas, y destruyendo 22 mil viviendas. La Mojana estuvo inundada por más de 2 años.

Cuando las comunidades empezaban a recuperarse, se presentó una de las sequías más fuertes en los últimos años. Pasaron de estar rodeados de agua a no tener ni una gota.

Para estas familias, la crisis sanitaria originada por el COVID19 se ve acentuada por el cambio climático.  Las sequías cada vez más duras y frecuentes disminuyen su acceso al agua, mientras las inundaciones afectan la producción agrícola, el transporte, la salud humana, la biodiversidad y la disponibilidad  de agua segura de las familias

Para muchas comunidades como Las Palmas, donde vive Luz Mary, el futuro ha estado comprometido desde hace años. Pero su fortaleza, los conocimientos que ahora tienen y la resiliencia que han construido para enfrentar los impactos del clima, ahora los usan para enfrentar la crisis del COVID19.

Vivir sabroso y adaptarse al cambio climático

El Programa Mojana Clima y Vida, implementado por el Fondo Adaptación y el PNUD, en alianza con el Ministerio de Ambiente, los gobiernos locales y regionales, las organizaciones sociales y las comunidades en 11 municipios de la Mojana, y financiado por el Fondo Verde del Clima. Este programa tiene como objetivo mejorar la resiliencia al clima de las comunidades vulnerables en la región durante las temporadas de inundación y de sequía prolongadas, así como el impacto en poblaciones rurales y gobiernos locales.

Una de las estrategias que promueve el Programa es la implementación de agroecosistemas biodiversos familiares resilientes (ABIFR) como una de las medidas de adaptación al cambio climático en esta región.

Los ABIFR son una de las medidas de adaptación al cambio climático que integran diversos cultivos e incorporan medidas de gestión de riesgo ante eventos climáticos adversos, garantizado el abastecimiento de alimentos para las familias durante todas las épocas del año.

 “Aquí en mi ABIFR "Las Flores" he aprendido muchas cosas, por ejemplo, cómo cuidar el agroecosistema. Esto ha marcado mi vida porque le he tomado amor a la naturaleza. Hoy recibimos los materiales, la mayoría de nosotros no sabíamos que hacer en esta cuarentena, pero ahora vamos a aprovechar el tiempo de estar en casa y trabajar en el ABIFR, y prepararnos para el invierno"
Yoleiber Viloria

Hoy, los agroecosistemas adaptados al clima permiten disminuir los impactos del COVID19 en las comunidades de la Mojana. Gracias a las prácticas agrícolas resilientes al clima y al mejoramiento de la producción, en los próximos meses tendrán acceso a opciones de alimentos saludables disponibles localmente, y generarán ingresos adicionales con los productos del agroecosistema que se pueden vender en los mercados locales.

Agua segura en tiempos de crisis

Taliana Acevedo vive en Campo Santo, ella y familia llevan 3 meses sin salir de su comunidad, cumpliendo las medidas del gobierno para enfrentar la crisis del COVID19. En su ABIF está cultivando los alimentos para su familia, pero su preocupación es el agua que consumen y con la que lavaban los alimentos.

En Campo Santo, Taliana y 38 las familias de la comunidad se abastecen de agua subterránea obtenida de pozos artesanales, perforados de manera informal. El agua no es potable y el acceso se ve afectado por los sequías e inundaciones cada vez más fuertes en la región.

El Programa Mojana clima y vida está trabajando en mejorar la infraestructura de abastecimiento de agua para las familias de la Mojana, como la de Taliana, buscando que tengan acceso a agua segura y durante todo el año.

“Mi nombre es Taliana Acevedo Herrera, primero que todo le doy gracias al Programa clima y vida por traernos a estos filtros para mejorar el agua, así tenemos agua limpia y tratada y tenemos una mejor salud"
Taliana Acevedo, comunidad Campo Santo

La implementación de estas medidas ayudará a proteger a estas comunidades de los impactos de las sequías e inundaciones cada vez más intensas y a aumentar su resiliencia, al contar con cadenas locales de suministro de alimentos y acceso permanente a agua segura.

 De esta manera, cuando se produzca otra crisis, las familias de La Mojana no perderán sus bienes y medios de vida, ni se verán obligadas a dejar su tierra.

Las familias siembran en sus agroecosistemas semillas nativas resistentes al cambio climático.

Con sus conocimientos protegen y recuperan semillas perdidas.

Cocinan recetas de las abuelas.

y protegen sus alimentos y su salud.

Adaptando su producción al cambio climático.

En medio de la crisis del COVID 19, 218 familias recibieron los insumos para avanzar en la implementación de los agroecosistemas en los municipios de Guaranda y Ayapel, y otras 200 familias reciben asistencia técnica remota usando tecnologías de información y comunicación.

Ya se han realizado 702 asistencias técnicas vía telefónica y se diseñaron módulos para compartir a través de WhatsApp, redes sociales y emisoras locales.

Para garantizar el acceso a agua segura, 402 familias en 23 comunidades reciben filtros de agua caseros y se capacitan para su uso y mantenimiento.

Estas familias hacen parte de las 4.878 que implementarán agroecosistemas biodiversos y soluciones de agua en 11 municipios de la Mojana.

Hoy las familias de la Mojana enfrentan las dos crisis que más preocupan al mundo, un virus desconocido y el cambio climático.

Las estrategias son su conocimiento, su compromiso y la solidaridad que sólo las tragedias fortalecen.